Invitación Patrocinio.

La agrupación de Abogados por la Libertad y la Democracia, junto con la Coordinadora Nacional de Movimientos Ciudadanos, interpuso ante la Corte de Apelaciones de Santiago un Recurso de Protección con el objetivo que se detenga el actuar ilegal y arbitrario de la Convención Constitucional, el cual ha privado nuestras garantías constitucionales de igualdad ante la ley al saltarse las reglas y no respetar la voluntad popular de nuestra democracia.

Este recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Santiago, en su primer trámite de admisibilidad no fue acogido, vale decir, el recurso no fue siquiera conocido, tramitado o discutido por la Corte, fundamentando tal decisión en artículo 136 de la Constitución Política de la República, en cuanto que serían solo los convencionales quienes podrán recurrir ante la Corte Suprema.

Consideramos una injusticia y una decisión arbitraria el que solo los convencionales puedan recurrir a los tribunales, toda vez que la Convención no puede estar por sobre ningún poder del Estado, y son justamente los jueces los llamados a amparar las garantías constitucionales, cuando éstas se vean amenazadas o vulneradas. Si esto se ratifica, dejaría sin poder de acción a los ciudadanos frente a las decisiones que adopte la Convención, siendo abiertamente atentatorio a nuestros derechos consagrados en nuestra Carta Magna.

Por lo anterior, hemos decidido elevar este recurso ante la Corte Suprema, para que esta, conozca del tema, pueda resolver conforme a derecho y le asegure al país que serán respetadas las reglas del proceso de la Convención Constitucional.

Te invitamos a ser parte de este proceso apoyando con tu firma este recurso de apelación ante la Corte Suprema en el siguiente formulario:

Creemos firmemente que las reglas son iguales para todos y la Convención debe ser la primera en dar el ejemplo a la ciudadanía. La libertad y la democracia son la base de nuestra sociedad y todos estamos llamados a respetarla y cuidarla, sin distinción alguna.

Deja tus datos y firma la carta